India, la tierra del tigre

Durante la época seca, cuando el clima en los parques nacionales de Pench, Kanha y Bandhavgarh es más cálido, llega el mejor momento para ver al felino más grande del mundo. El tigre de bengala. Uno de los animales más emblemáticos y fascinantes del mundo.

Los safaris de mañana y tarde permiten explorar su territorio. Las inspiradoras junglas protagonistas del famoso cuento «El libro de la selva». Ecosistemas repletos de vida, con grandes depradadores como el tigre de bangala o el leopardo indio. Pero con mucha más fauna: chacales dorados, hienas, osos bezudos, axis, langures…Y con una variedad de aves fascinante, desde pequeñas aves coloridas a poderosas rapaces.

En la India, el pavo real (Pavo cristatus) simboliza la belleza, la sabiduría e, incluso, la inmortalidad. En 1963 fue declarada ave nacional del país. En la imagen, se observa la colorida cola de un pavo real frente a una de las pozas del Parque Nacional Bandhavgarh.

 

Un langur común (Semnopithecus entellus) con su cría parado en una de las laberínticas pistas que recorren el Parque Nacional Bandhavgarh. Los gritos de alarma de estos animales -los habituales langur calls– son de gran ayuda para localizar a los tigres.

 

El axis, chital o ciervo moteado (Axis axis​) es uno de los mamíferos más habituales en los parques nacionales de la región india de Madhya Pradesh. Sus gritos de alarma también son básicos para localizar a los grandes felinos de la selva: el leopardo y el tigre de bengala. Parque Nacional Bandhavgarh.

 

Un tigre de bengala (Panthera tigris tigris) al amanecer en el Parque Nacional Kanha. La capacidad de camuflarse de estos felinos es asombrosa.

 

Durante el verano, cuando las temperaturas acostumbran a superar los 40ºC, los tigres de bengala pasan gran parte del día dentro del agua. En más de una ocasión, esto genera disputas territoriales. Parque Nacional Kanha.

 

En el interior de la jungla siempre hay actividad. Pero  hay que saber hacia dónde mirar. Un langur común (Semnopithecus entellus) saltando entre las ramas de un árbol en el Parque Nacional Pench.

 

Hay miradas que no se olvidan nunca. Este joven tigre, de unos dos años, decidió estirarse justo delante de mi gypsy – tal y como se conoce a los jeeps en la India – al atardecer. Un momento lleno de paz. Casi se me olvida hacer alguna foto. Parque Nacional Bandhavgarh.

 

Un barasinga central o ciervo de los pantanos (Rucervus duvaucelii branderi) en el Parque Nacional Kanha. Esta especie en peligro de extinción es uno de los símbolos del parque nacional.

 

En el Parque Nacional Kanha, uno de los tigres más emblemáticos de la historia fue Munna. Un gran macho que dominó el centro del parque nacional durante muchos años. Ahora, buena parte de ese territorio está dominado por su hijo, Chota Munna (en la fotografía).

 

El instante en el que este tigre de bengala se encogió para beber en un pequeño charco, me pareció sumamente íntimo y frágil. Un precioso instante en el interior del Parque Nacional Bandhavgarh.

 

El canto del cálao coronado (Anthracoceros coronatus) forma parte de la banda sonora del Parque Nacional Bandhavgarh.

 

El leopardo indio (Panthera pardus fusca) es una de las 13 subespecies de leopardo que sobreviven alrededor del mundo. Uno de los felinos más amenazados del mundo a causa de la caza furtiva y la deforestación. Parque Nacional Pench.

 

El Parque Nacional Pench está cubierto por un extenso bosque de selva seca.

 

Después de dos largas horas durmiendo en la sombra, este joven tigre de bengala empezó a activarse durante la puesta de sol. Parque Nacional Bandhavgarh.

 

Un águila-azor variable (Nisaetus cirrhatus) refrescándose en el interior del Parque Nacional Bandhavgarh.

 

Durante el verano en la India, el polvo acostumbra a envolver el ambiente y difumina escenas tan interesantes como este tigre de bangala haciendo la respuesta de Flehmen (un particular movimiento de retracción en los labios que facilia la transferencia de productos químicos odorantes en el órgano vomeronasal). Parque Nacional Bandhavgarh.

 

Amanecer en el Parque Nacional Bandhavgarh.

 

El buitre cabecirrojo (Sarcogyps calvus) vive en Asia desde Pakistán hasta la península de Malaca. Se halla en peligro crítico de extinción. Las poblaciones de buitres se redujeros drásticamente en la India (más de un 97%) a causa del uso del diclofenac, un antiinflamatorio destinado al ganado que provoca la muerte de los buitres cuando éstos se alimentan de los cadáveres del ganado tratado con dicho fármaco. Des del 2006 está prohibido para su uso veterinario.

 

Entre los troncos de los árboles centenarios del centro del Parque Nacional Bandhavgarh, una sigilosa silueta va apareciendo y desapareciendo. Ver a los tigres de bengala no es tan fácil como parece.

 

Los tigres de bengala crecen y se crían junto a sus madres. Hasta los dos años y medio de edad, cuando se independizan. Este joven tigre, junto con su hermano, se habían independizado hacía algunas semanas. Les esperaba un futuro incierto, y los grandes desafíos de la naturaleza.

 

Esta bonita tigresa, Spotty, se sacude el agua después de un relajante baño en una de las pozas del Parque Nacional Bandhavghar.

 

Una águila culebrera chiíla​ (Spilornis cheela) en el Parque Nacional Bandhavgarh. La habilidad de estas rapaces para cazar serpientes es formidable.

 

Tal y como pasa con la mayoría de los cérvidos, cada año al finalizar el inverno los axis (Axis axis) pierden su cornamenta. Esta les volverá a aparecer al cabo de unos meses con una ramificación mayor. Parque Nacional Kanha.

 

Un grupo de barasingas (Rucervus duvaucelii branderi) caminando entre las zonas pantanosas del Parque Nacional Kanha.

 

La densidad de la población de tigres en Bandhavgarh es uno de las más elevadas que se conocen en la India. Pero cuando uno observa un joven tigre de bengala a escasos metros, relajado bajo la luz anaranjada del atardecer, no puede dejar de sentirse afortunado. Muy afortunado.

 

Los chacales comúnes o dorados (Canis aureus) no se dejan fotografiar fácilmente. Son animales inquietos, que patrullan constantemente el territorio. Parque Nacional Kanha.

 

Al visitar la tierra del tigre, un pequeño sorbo de la cultura de la India siempre es sorprendente y supone un gran contraste. Una barca al amanecer en el río Yamuna.

 

Pasar del silencio y la paz de la jungla a los ruidos, olores y estrés del barrio de Old Delhi fue todo un desafío.

 

La luz cálida de la India. La misma que iluminaba los tigres de bengala, ilumina los templos sagrados de la ciudad de Delhi. Tumba de Humayun.